Preguntas Frecuentes

En los casos donde el agua es de origen fluvial o glacial, el agua que sale de nuestros grifos, ya es agua potable. Sin embargo, los problemas surgen cuando el agua pasa a través de las viejas cañerías de los hogares y se recolecta y almacena en los tanques deteriorados. Durante este recorrido partículas de metales pesados, como plomo, cobre o amianto, que se desprenden de las paredes de los caños o del tanque, terminan en el agua. Además el agua de grifo puede contener cloro y otras sustancias, que no solo dan un sabor desagradable al agua, sino que también son tóxicos y nocivos para la salud humana.
Las normas permitidas son definidas entre las posibilidades técnicas, intereses políticos, efectos saludables, posibilidades financieras etc… Sin embargo la probabilidad de tener un efecto no deseado depende de cada uno porque la tolerancia del metabolismo es diferente de cada uno. En Argentina, las autoridades sanitarias han definido el valor permitido de arsénico para el 2012 a 10 µg/l. De no alcanzar esa meta, se postergó lograr ese máximo en 2017. Actualmente, el valor permitido sigue de 50 µg/l. Es importante señalar que el procedimiento para la fijación de valores límite es tan controvertido como muchos de los valores límite mismos. Esto se debe por ejemplo a que los científicos tienen opiniones distintas sobre la nocividad de ciertas sustancias y a que los valores límites representan un compromiso entre la salud las prioridades políticas. Hace falta agregar que los valores límite se determinan individualmente para cada sustancia sin considerar como se influyen mutuamente y los efectos negativos que pueden causar juntos.
Si, es clasificado como elemento altamente cancerígeno.
Si, porque filtra el agua en el momento de ser consumida o utilizada, asegurando así agua de alta calidad para uso humano. Bien entendido que el filtro debe ser elegido según los problemas y necesidades que se encuentran en las zonas.
Se puede observar en el mapa de distribución de arsénico en aguas subterráneas en la República Argentina diferenciando las zonas según la concentración del contaminante. El mapa es una visualización a partir de datos incompletos.
Se define como Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico (HACRE) a la enfermedad provocada por la ingestión continua de agua con arsénico por un periodo prolongado de 10-15 años. El HACRE se caracteriza por provocar alteraciones cardíacas y vasculares, alteraciones neurológicas, lesiones hepáticas y renales, repercusiones en el aparato respiratorio y lesiones cutáneas. Los trastornos característicos son el engrosamiento de palmas y plantas (queratoderma), la pigmentación aumentada del tronco y la aparición de cáncer cutáneo. También es frecuente el cáncer de pulmón y de laringe.
Por supuesto que no! Estudios demuestran que concentraciones de 10 µg/L ya provocan reacciones negativas para la salud. Pueden provocar reducción progresiva de la división celular, envejecimiento prematuro y problemas hormonales. Por eso se tendría que bajar el nivel máximo tolerado de arsénico. Es recomendable el uso del filtro proTecTo As cada vez que sea presente en el agua de nuestra canilla rastros de arsénico.
Preocupa que las dramáticas consecuencias sobre la salud humana de la ingestión de agua con arsénico no sean aún perceptibles por la mayoría de las autoridades, especialistas en salud o la comunidad en general. Dado que no hay curas para el HACRE y que el problema es muchas veces ignorado, las autoridades sanitarias deberían realizar actividades de promoción de la salud, prevención de la contaminación y saneamiento ambiental, fomentar la educación y realizar vigilancia epidemiológica y ambiental para la detección precoz. Aunque lo ideal sería brindar a las comunidades afectadas sistemas para el saneamiento del agua con instalación de redes de agua potable; también se ofrecen metodologías económicas, eficientes y fácilmente aplicables y accesibles, como nuestros filtros proTecTo arsénico.
Depende principalmente de dos cosas: de cuánta agua por día se utiliza, ósea cuantos litros de agua pasan por el filtro cada día y de la calidad del agua, ósea de cuantas sustancias nocivas están presentes en el agua. Normalmente se recomienda cambiar el filtro una vez al año. Pero se recomienda cambiar el filtro cuando se satura la capacidad del filtro, que sería notificado a partir de nuestros controles o cuando el caudal de agua filtrada disminuye notablemente.
No, los filtros proTecTo no eliminan los minerales que son nominados como calcaréo. No conviene de eliminar los minerales del agua mientras no hay un exceso del mismo. Para tratar o filtrar la cal se puede usar el filtro proTecTo Cal.
Si existen, pero es mucho más complejo. Lo que recomendamos es la instalación de filtros específicos de mesa, que son soluciones prácticas, económicas y que no necesitan mucho control.
Fabricamos cinco tipos diferentes de filtros para hogar:
  • proTecTo CAB: el modelo base, apto para todos los tipos de aguas, que no contengan arsénico y/o fluoruro. Filtro de carbón activado dispuesto en bloque sinterizado "CAB". El agua pasa en primer lugar por una tela que hace de filtro previo. Luego fluye a través de la membrana de un tubo de carbón activado, que es una combinación del carbón activado con un adhesivo especial de alta concentración molecular. Elimina metales pesados, líquidos turbios, pesticidas, fungicidas, PCB, fibras de amianto y todas partículas por encima de 10 µm
  • proTecTo As: compuesto de dos partes diferentes: el bloque de carbón activado en bloque y una parte de granulado de hidróxido de hierro, apto para la retención del arsénico presente en el agua
  • proTecTo F: funciona con el mismo mecanismo al anterior, pero en vez del granulado de hidróxido de hierro se utiliza un adsorbente de fluoruro
  • proTecTo estéril: filtro apto para la eliminación de bacterias y gérmenes del agua particularmente contaminada (solo a pedido)
  • proTecTo cal: es el tipo de filtro que se utiliza para evitar que la cal presente en el agua se sedimente a lo largo de las paredes de la cañería de nuestro hogar, actualmente en estudio.
El proTecTo CAB es un filtro de carbón activado en bloque,"CAB", es decir hecho de un carbón activado producido de la nuez de coco (particularmente eficiente para tratar el agua potable). Esta tecnología y calidad permite que el agua este en contacto en tiempo y velocidad lo suficiente con el carbón activado para su filtración sea homogénea y equilibrada y que no deja pasar agua sin filtrar, como puede ocurrir con los filtros de carbón activado granulado común (filtros GAC).